domingo, 18 de octubre de 2009

LA FLAUTA MÁGICA

Fue la última ópera estrenada por Mozart el 30 de septiembre de 1971.

El último de los grandes géneros que abordó Mozart, fue la ópera, en ella también aporta sus innovaciones, sobre todo en la cómica dando una nueva humanidad, profundidad y sentimiento. En este sentido, se aleja de las óperas italianas de esta misma época, introduciendo innovaciones como la fusión entre ópera seria y ópera cómica (buffa)

Lugar en el que se desarrolla la obra: En un bosque imaginario.
Época: Atemporal


ARGUMENTO DE LA OBRA:

El príncipe Tamino es perseguido por una serpiente gigante, se adentra en el bosque tratando de huir, pero ha entrado en el reino de la reina de la Noche sin saberlo. Allí llegará a un acuerdo con la reina tendente a conseguir la mano de su hija a cambio de que la libere del secuestro en la que la tiene sometida Sarastro. Tamino, acompañado del pajarero se dispondrá a salvar a su amada, sin embargo una vez llegado al reino de Sarastro, se da cuenta que la realidad es otra y decide quedarse allí al lado de su amada y lejos de la reina. Para quedarse y pertenecer al templo de los sabios, habrá de pasar una serie de pruebas que logrará superar. Finalmente los dos amantes se unirán para siempre mientras que su malvada madre será derrotada definitivamente.

CARACTERÍSTICAS DE LA ÓPERA LA FLAUTA MÁGICA:

La flauta mágica, fue la última ópera de Mozart. Encargada por su amigo Emanuel Schikaneder, un masón como lo fue el compositor.

Tal vez sea por este motivo por el que se pueden rastrear algunos elementos de la logia dentro de la obra. Elementos que en líneas generales son claros, aunque si bien algunos críticos o musicólogos han tratado ir más allá y encontrar significados ocultos dentro de la obra. Sea como fuere y sin tratar de realizar en estos momentos un estudio completo sobre la masonería en esta ópera, lo cierto es que elementos como la “búsqueda” del conocimiento, conocimiento que se encuentra oculto y al que ha de accederse por medio de una serie de pruebas que han de pasarse es sin duda pare de los ritos de iniciación masónicos que prueben el templo del candidato y que le hagan merecedor de lo que se ha propuesto alcanzar. De la misma manera que, la alusión al silencio impuesto en la prueba, nos indica el secretismo de todos estos rituales o la alusión al cambio de roles maniqueos entre “buenos y malos”; de tal forma que si en un principio se podía intuir la existencia de un malvado personaje que había raptado a una princesa (tema manido en las óperas barrocas), en el trascurso de la acción nos percatamos de que Sarastro (sobre el que pesan una serie de rumores) es el “bueno”, mientras que la reina es la malvada. Situación extrapolable a la masonería y su consideración en la sociedad, de la que si bien existen un sinfín de rumores que la satanizan, un acercamiento a ella nos conduciría a la verdad, en opinión del compositor. Otros elementos como la cita egipcia, el desarrollo del número tres tanto en la acción como en los compases, o las diversas relaciones entre los personajes, nos vuelven a recordar sus múltiples significados esotéricos.

1 comentario:

Lira Santos dijo...

Eres la luciérnaga que ilumina mis noches sombrías,

el manantial cuando me invade la sed,

el horizonte claro en mis oscuros atardeceres,

eres lo mejor que me ha pasado en años.


Me das paz con solo escucharme

y confianza en lo que puedo llegar a ser en la vida.


Eres mi amigo, te conocí por casualidad

o solamente porque el destino te ha llevado hasta mi.


Eres todo lo que he anhelado tener,

sabes lo que pienso, siento,

como puedo reaccionar,

por eso quiero agradecerte

y decirte que puedes contar conmigo,

que aquí sentada detrás de una computadora,

mi amistad será verdadera

y que siempre tendrás

a una amiga para contarle

lo bueno y malo que te pase

mi querido ángel, porque así te imagino

quiero terminar diciéndote gracias,

solo por estar y haberte conocido.



Colaboración de Andrea de Caseros